jueves, 10 de septiembre de 2009

Viva la Vida



Para el que no lo sepa, que siempre hay algun@ despistad@, el fin de semana pasado el equipo al completo de La Taberna estuvo en el concierto de Coldplay en Barcelona. Ha sido un fin de semana durillo, y más si uno lleva sueño acumulado de varios días/semanas pero la prueba ha sido superada, la ciudad sigue en pie y el lunes conseguimos llegar al trabajo con mejor o peor cara así que no se puede pedir más. O sí, pero esa es otra historia ;-)

Había sido el cumpleaños de Alexman allá por Junio, y como cualquier buen amigo haría, le regalé una de esas entradas tan fáciles de conseguir... pero basta ya de echarme flores; yo soy así, uno de esos amigos que no abundan :-) AVE mediante, nos plantamos en Barcelona el mismo viernes por la mañana para disfrutar de la hospitalidad del gran Nico, aunque reconozco que con algo de desconfianza después de saber que el jodío se acababa de tirar 10 días encerrado en casa con esa enfermedad tan mortal que es la gripe porcina (me sigue gustando más porcina que gripe A, lo siento). Aparentemente estamos sanos, los sarpullidos que tenemos en la zona genital nos han dicho que debe ser por cualquier otra cosa, pero descartan la gripe porcina. Muchas gracias de nuevo Nico ;-)

Como soy un pesao y un poco groupie de los Sunday Drivers, hice a Alexman correr al estadio a eso de las 19:00, aunque Coldplay empezaba a las 21:30 en teoría. Al final creo que me lo agradeció, viendo la cantidad de cerveza que le hice tragar en el estadio y los problemas técnicos que hubo durante el concierto. El caso es que el concierto de los sandeis estuvo realmente bien, cortito pero encantador como siempre. Un par de fallos de sonido no lastraron la genial impresión que dejaron a los que ya los hemos visto 50 veces y a los que los descubrieron aquella tarde. Un poco nostálgico cuando Jero dijo que "esta es la última vez que tocamos en un estadio", pero en fin, veremos qué pasa.

Flaming Lips trajo más chicha, como siempre. Hace poco leí una crónica en cierto periódico en la que destrozaban el concierto de Coldplay, en mi opinión injustamente, pero sí que coincido en lo que comentaban de Flaming Lips. Y es que da cierta "cosica" ver a un grupazo de los grandes como son Flaming Lips de simples teloneros de Coldplay. Es lo que tiene la industria de la música moderna, se ha convertido en esto. Fabrican grupos masivos que generan dinero a espuertas y otros con una trayectoria de más de 20 años y con un balance musical sobresaliente aparecen como aperitivo y comparsa del espectáculo. Ojo, que no seré yo quien reniegue de Coldplay. Éste es el quinto concierto que he visto de ellos y el sexto vendrá; simplemente me dió cierta lástima tener que pelearme en las primeras filas por cantar y saltar en las canciones de los Lips mientras los groupies de Coldplay (esos que conocen 7 canciones escasas) me miraban sin entender nada. Jodidos Flaming Lips, sois un espectáculo de los grandes, desde aquí proclamo mi admiración eterna a Wayne Coyne y sus chicos de Oklahoma, por mucho que repartan espectáculo ante la indiferencia española.

Cerveza, cerveza y más cerveza. Mi tarde ya estaba hecha, Sandeis + Lips. Ya habría pagado la entrada a gusto aunque no viniera Coldplay.... pero no, aún faltaban los que habían agotado las 65.000 entradas desde hacía meses, esos mismos que han ido creciendo exponencialmente desde aquel primer Parachutes en el que apenas reunieron unos cuantos tipos raros hasta llegar a ser los sucesores naturales de U2 en cuanto a conciertos masivos se refiere.

Las luces se apagaron con retraso, un poco antes de las 22:00 y después de atronar el magnificent de U2 por megafonía. Bien, me parece casi la mejor canción del último disco de U2, pero raro...no? El comienzo no sorprende a nadie, con el Life in Technicolor sonando para calentar el ambiente. Me parece un tema excelente para iniciar un concierto de Coldplay, mejor que lo fué Politik en su día, por ejemplo. Se presta al canturreo y al salto fácil. Después siguieron Violet Hill y Clocks, y me temí lo peor porque se produjeron varios chasquidos en el sonido que a mi me hicieron pensar que éso no podría seguir así. La cara de Chris Martin se veía perfectamente desde donde estábamos y el tío no podía creerlo; el concierto grabándose para el dvd, dándolo todo en el escenario y el sonido que se corta unas dos, tres, cuatro veces...no recuerdo cuantas, pero parecía claro que eso no podía continuar.


Con In my place y Yellow parece que se solucionó el tema de los chasquidos en el sonido, pero debió ser a costa de restar potencia en algún sector del estadio porque hubo gente que se quejaba bastante del sonido. Literalmente había fragmentos del concierto que se escuchaba la grada derecha gritando "no se oye". No puedo saberlo, lo bueno que tiene llegar a las siete de la tarde es que coges buen sitio, y nosotros estábamos en todo el meollo, frente al escenario, y ahí se escuchaba de miedo. El caso es que según a quién preguntéis os podrán decir que fué un concierto apoteósico o una auténtica mierda; yo si voy a un concierto como este y no oigo nada supongo que la montaría bien gorda.

Me sorprendió lo bien que sonó Glass of Water, con una puesta en escena espectacular en las pantallas y plena de fuerza; no esperaba tanto de esa canción, que a pesar de ser muy buena no es de las emblemáticas de la banda. El remix que se han currado para la gira con God put a smile upon your face / Talk me gusta bastante; ya me gustó en Madrid cuando vinieron y me volvió a gustar en Barcelona a pesar de que hay gente que lo critica bastante. Personalmente agradezco escuchar versiones nuevas de grandes temas, aunque Talk en su versión original y en directo es tremenda... siguió Martin en el solo de piano con The Hardest Part. Preciosa, no creo que nadie pueda decir lo contrario, a no ser que seas de Calamocha o alrededores.

No voy a ir una a una porque casi ni me acuerdo, sólo destacar el momento semiacústico en una plataforma central donde interpretaron Green Eyes (un regalo, me encanta) y la versión del Billie Jean de Michael Jackson entre otras. Se puede criticar el oportunismo o el repentino amiguismo de todo el mundo con Michael Jackson como he visto por ahí, pero si nos atenemos a la versión que interpretaron, a mi me gustó bastante.

A pesar de las críticas al tema del sonido creo que la gente disfrutó en una grandísima mayoría, de hecho el concierto fue brutal, muy bien interpretados todos los temas y con un Chris Martin mucho más metido en el papel de estrella que antes. El Viva la Vida es un himno capaz de hacer gozar y disfrutar a 65.000 personas como pocos temas que yo haya visto en directo, absolutamente empático. Plagio de Alizée? Me descojono. Que la chica tiene un culo que debería estar en un museo es cierto, pero de ahí a que el Viva la Vida sea un plagio hay un trecho largo.

En resúmen, una gran experiencia y creo que todos los que estábamos lo disfrutamos como enanos. Sólo me queda enviar un saludo a mis compis de concierto, un Webgon casi adolescente que se encargó del reportaje fotográfico; a Alexman, que esta vez SÍ se despertó cuando quise volver a casa y aunque no estaba fisicamente, a Nico por dejarnos su mansión en el centro de Barcelona.

Nos vemos en el próximo ;-)

3 comments:

Puma dijo...

Gus no se ni porq me moleste en leer la critica del concierto en el periodico teniendo la tuya que es mil veces mejor, me hubiera gustado ir a verles aunq ya los vi en madrid contigo(aunq sigo preferiendo ir a interpol)

Muchas gracias por la critica tan extensa, sigue asi

Un abrazo

Gusman dijo...

Gracias Puma!

Aún queda gente que lee la taberna sin entrar en el facebook :) Me hace hasta ilusión ;)

alejandro dijo...

Gusman gracias¡¡¡.
Gracias por brindarme la oportunidad de conocer a los lips y a los sundays y vivir un concierto desde el minuto 1.
Gracias por este regalo que seguramente no olvide nunca
y por supuesto gracias por tu compañia.

Un abrazo